Como afecta el alcohol la salud de tus dientes

La salud bucodental afectada por el alcohol.

El desgaste dental en los jóvenes, relacionado con bebidas que erosionan los dientes, es una enfermedad común.

Una enfermedad odontológica, o quizás mejor definida actualmente como una afección bucal, es el desgaste que sufren los dientes por el uso o abuso principalmente de bebidas ácidas, carbonatadas,…

efectos-del-alcohol

Visto en masmedicina.com

Actualmente existe un desconocimiento generalizado sobre este problema que cada vez es más presente en las clínicas odontológicas, donde cada vez más dentistas ven como llegan pacientes jóvenes con afecciones dentales debidas a la erosión de los mismos resultado de una dieta inadecuada y potenciada la situación por  la ingesta de bebidas alcohólicas, las mismas debilitan las piezas dentales cómo si de ácido se tratase. Hay quien habla incluso de un problema generalizado debido principalmente a la edad de inicio en el consumo de alcohol, ya que como bien es sabido, cada vez se adelanta más la edad en la que los jóvenes participan en el famoso “botellón”.

Según muchos dentistas los jóvenes presentan cuadros clínicos en los que los dientes se han visto afectados por bebidas ácidas y carbonatadas que han debilitado los mismos llegando incluso a desgastarlos.

Un reciente estudio se ha basado en concretar la acidez según el PH de estas bebidas, como es el caso de la ginebra, y su efecto adverso desmineralizante sobre los dientes. Si la acidez adecuada para mantener una salud bucodental estable oscila entre el 5,6 y el 7,6, en el caso de los gin tonics por ejemplo, nos encontramos en unos rangos inferiores al 2,5 de PH. Por debajo del 4,5 de pH empezamos a notar problemas de caries y erosión ya que es en ese punto y por debajo donde los dientes se desmineralizan.

Los dientes no se desgastan / erosionan por bebernos un gin tonic, es por los hábitos de vida no saludables, por dietas no adecuadas, por el abuso de bebidas carbonatadas, por la falta de limpieza bucal,… al final es un conjunto de cosas, pero está claro que este tipo de bebidas alcohólicas afecta directamente a nuestra salud bucodental al tener una acidez baja frente a la que nuestro cuerpo está preparado a soportar y un abuso de estas bebidas junto a una mala gestión bucodental generalizada da lugar a una pérdida estructural en las piezas dentales.

El problema es grave, teniendo en cuenta la acidez, el diente se debilita. Es decir, es como si ablandáramos su superficie por lo que una fricción con un cepillo de dientesen el momento de lavarse la boca, puede agravar el problema dental si la limpieza se realiza al poco de ingerir bebidas ácidas.

 

Acidez en la boca

No es sólo una cuestión de cepillarse, es una cuestión sobre el impacto negativo de la acidez y lo que ello supone. El efecto que estas bebidas alcohólicas producen en nuestra boca no se centra exclusivamente en los dientes, afecta también a nuestra saliva, cambiando su pH y empeorando aún más nuestra salud bucodental. Hay que tener en cuenta que una mala regulación del pH bucal genera la situación óptima para el desarrollo de bacterias y otros problemas dando como resultado el caldo de cultivo idóneo para la generación de enfermedades bucales.

El pH bucal, es por lo tanto muy importante en el mantenimiento de los elementos defensivos de la boca, afectando directamente a dientes, mucosa, lesiones bucales… y remarcando quizás la causa de problemas más clara, los cambios en las propiedades antibacterianas pueden ser el comienzo del fin de la salud bucodental, que como bien es sabido, es el reflejo más claro de la salud general de nuestro organismo.

Revisiones periódicas en el dentista

Tenemos la mala costumbre de cumplir el dicho de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Es necesario ir al menos una vez al año al dentista, dos aconsejan muchos especialistas. No sólo para realizar una revisión periódica de nuestra salud bucodental sino también para llevar a cabo una limpieza bucal profesional. El problema es que hasta que no notamos visualmente que padecemos una enfermedad o problema bucal no acudimos a nuestro especialista. Esto es un grave error ya que si somos diagnosticados a tiempo existen soluciones varias y tratamientos poco traumáticos además de menos costosos que si esperamos a alcanzar un punto de no retorno en el que requerimos medidas que ya no son preventivas pues no hay forma de salvar nuestros dientes, encías,… Desde SECUB recomendamos llevar un control periódico que prevenga problemas bucodentales, no que los trate cuando ya no tienen “remedio”.

Damos las gracias a SECUB, Sociedad Española de Cuidados Bucales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS, CONSEJOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s